miércoles, 6 de mayo de 2015

Historia de memorias.

El siguiente libro es uno de mis favoritos y uno de los que vuelvo a leer cuando pasa un determinado tiempo. Cursaba el penúltimo año de la preparatoria cuando lo leí por primera vez. Y desde entonces, se halla en el espacio de los textos preferidos de mi estante.
La historia de este libro se puede terminar de leer en lo que dura una mañana, o en la tarde, e incluso en la noche. Pues la novela de, Las batallas en el desierto; es muy corta, pero, la considero otra pequeña joya que el escritor mexicano José Emilio Pacheco nos obsequió, mucho antes de que él partiera de este mundo.


Ahora o nunca.

Carlitos ha escapado de la escuela, y se dirige con prisa a la casa de su mejor amigo. Sin embargo, no es al pequeño rubio a quien Carlos pretende visitar, sino a Mariana.
El joven prófugo toma un poco de aire antes de confesarle a Mariana que la quiere y que está enamorado de ella.
La mujer no dice nada, sólo puede sonreír y también dejar escapar un suspiro. Le dice a Carlos que lo suyo no puede ser. La razón para truncar ese amor es muy sencilla; él es un niño, y ella es la mamá de Jim.
Para que el pequeño se vaya tranquilo, Mariana le regala un tímido beso.
Sin embargo, las cosas están lejos de mejorar, pues debido a sus acciones, Carlos tendrá que enfrentar el torbellino de habladurías, señalamientos y extraños reclamos que lo tienen como blanco, sólo por el hecho de confesar lo que sentía a una mujer.

***
Las batallas, un juego de los recreos.

¿Qué más decir acerca de esa novela? Bueno, como había mencionado anteriormente, Las batallas en el desierto; es una novela muy corta. Pero, de un importante contenido histórico, lo expresaré así porque el autor describe en cada línea de la historia, una época en la que México transitaba por cambios que en su mayoría, surgían por la influencia de estilos de vida del país vecino ---Estados Unidos---, y que se adquirían a través de la música, de cierta propaganda consumista e incluso de la revolución en cuanto al uso de modernos aparatos domésticos.
Siempre he considerado que los personajes de Las batallas, ayudan a que el lector vea el contraste que existe entre el modo de adopción y aplicación de una cultura extranjera, en contra parte a la cultura original.
Es decir, los protagonistas de esta historia, demuestran lo que de cierta manera ha estado prevaleciendo en el país desde hace mucho tiempo. Y me refiero al hecho de que la sociedad en México, siempre busca el querer refinarse, el anhelar perder descripciones de procedencia como; indígenas o chunditos, etcétera.
Las personas demuestran que teniendo posesiones modernas e incluso el querer aprender un idioma, no por el hecho de saber algo por gusto, sino que aprendes para encajar en los nuevos modelos que se exige la sociedad; ayudará a que los de afuera te vean  como si fueras algo mejor.
Por ejemplo, en la casa de Carlos, se describe la emoción que la madre del niño, así como la hermana mayor, expresaron al estrenar una licuadora.
Ahora bien, nos damos cuenta que esa manera de vivir es muy contraria a la manera de pensar. Sí, adornan su casa al estilo gringo, consumen lo que ellos ofrecen, pero la gente sigue pensando de manera apócrifa. 
En este libro notamos la paranoia de los adultos respecto a las acciones de un niño. Los inocentes sentimientos de Carlos son motivos que le conciernen a la iglesia, en donde un cura hace preguntas que en muchas ocasiones, los niños ni siquiera entienden, muy al contrario; pervierten lo que es totalmente natural para el pequeño protagonista del libro.
Me gusta mucho la parte del texto en la que los padres de Carlos lo llevan al psicólogo, y entonces los médicos sacan conclusiones muy equis para el asunto, el cual no requería para nada de aquellos servicios médicos.  
Luego está la opinión de la familia de Carlos, quienes juzgan la manera de vivir de Mariana.
Y hablando de Mariana, ese personaje y su destino son la prueba de lo que te puede llegar a suceder si andas con las personas equivocadas. La gente en el poder, puede hacerte desaparecer, convertirte en un fantasma que sólo aparece en los recuerdos.
En fin, por el momento es todo. Espero que tengan la oportunidad de leer este libro, pues se trata de una gran obra literaria.


*Fotografías del libro, próximamente*



{Ficha técnica.

Título: Las batallas en el desierto.
Autor: José Emilio Pacheco.
Editorial: Era.
Género: Novela.
Formato: Rústico.
Número de páginas: 68.


"Todos somos hipócritas, no podemos vernos ni juzgarnos como vemos y juzgamos a los demás".






Por: Noodle Kattepón Váiz.
Otros créditos: Imagen obtenida en Deviantart, a nombre de; dnakane.