lunes, 8 de diciembre de 2014

La muerte es como un sueño.

En ocasiones suelo frecuentar basares de libros usados. Y diré que resulta increíble lo que puedes encontrar ahí, por ejemplo; en mis andanzas por aquellos lugares he tenido la fortuna de encontrar grandes joyas de la literatura ---y a un buen precio--- como: 1984 de George Orwell, Crónicas marcianas de Ray Bradbury, Canasta de cuentos mexicanos por Bruno Traven, México bárbaro de John Kenneth Turner, Filosofía de tocador del Marqués de Sade, El amor en los tiempos del cólera por Gabriel García Márquez. Y, también, la siguiente historia de la que hoy vengo a platicar; Una vida de película, libro escrito por el malagueño José Antonio del Cañizo. Quien tiene una brillante y prolífica carrera literaria en la que figuran títulos dedicados en su mayoría a un público infantil y juvenil.
Una vida de película fue publicado en el año 1993, por la editorial mexicana Fondo de Cultura Económica.
Por ese tiempo, dicha editorial lanza la primera convocatoria del concurso literario A la orilla del viento ---la editorial aún sigue celebrando dicho concurso--- que reune el talento de artistas gráficos y la inventiva de escritores para publicar libros ilustrados. 
Del Cañizo participa con el libro aquí mencionado, resultando el ganador del primer certamen A la orilla del viento.
¿Por qué la gente de deshace de títulos tan buenos como los mencionados aquí? En verdad no lo sé. En lo que a mí respecta, no me atrevería a botar los libros, aun si éstos no me gustaran. En fin.


Juan Humphrey Pérez Gutiérrez murió el día siete de mayo del año 1993, víctima de un autobús que esparció, de manera aparatosa; toda la persona de Pérez sobre el suelo.
El entonces periodista y crítico cinematográfico, tuvo la fortuna de ser aceptado en el reino de los cielos y aunque para muchos morir significa el final de todo lo que uno sólo puede hacer en vida... bueno, para Humphrey el haber muerto, fue lo mejor que pudo haberle sucedido.
Luego de resolver algunas dudas y sostener una charla con don Pedro, éste le confirma a Gutiérrez que todos los directores de cine, histriones y actrices que tanto admira, sí están alojados en la comodidad del cielo. Cuatro, son incluso, la mano derecha del mismísimo Dios.
Humphrey está más que emocionado, no puede esperar la hora para conocer a los maestros que grabaron su nombre en la gran historia del cine. 
El hombre piensa en todo lo que platicará con ellos, ¿podrá al fin conocer los secretos y anécdotas que dieron paso a la creación de las más grandiosas películas, dicho todo en la propia voz de sus directores?
Entonces, cuando Juan tiene la oportunidad de ser quien sirva las bebidas a Huston, Buñuel y Hitchcock, surgirá algo más que una charla de café.
Juan Humphrey volverá a tener fortuna en su muerte, pues atestiguará en "vivo" y a todo color, el gran momento en que los directores que admira, ponen manos a la obra para cambiar el rumbo de un desgraciado mortal y volver su patética existencia en toda una aventura.
¿Lograrán los directores su cometido? ¿Juan participará en la cinta? ¡¿Quién será el afortunado mortal que protagonizará la cinta hecha desde el más allá?!
Las respuestas, sólo en el libro.


Notas finales.

Si tiene la oportunidad de agregar este título a su biblioteca, al leerlo, se dará cuenta que su historia tiene mucho que ver con el trabajo fílmico de algunos reconocidos directores, también mencionan a diversos actores y actrices que marcaron época en la vida del cine.
Todo aquel que se considere un buen cinéfilo, reconocerá e incluso imaginará las fotografías de las cintas que José Antonio del Cañizo usó como referencia para  narrar la trama de su libro. Y si usted no sabe mucho de cine, bueno, no se preocupe. Una vida de película le servirá como referencia para adentrarse al fantástico mundo del séptimo arte. Sea curioso, eche un ojo a las cintas que acompañan a la novela de Cañizo, quien sabe, tal vez y de pronto, se convierta en el protagonista del largometraje.


{Ficha técnica.

Título: Una vida de película.
Autor: José Antonio del Cañizo.
Editorial: Fondo de Cultura Económica.
Género: Narrativa ilustrada.
Formato: Rústico.
Número de páginas: 152.


 Je, je, je, Cora quiso salir en la fotografía ñ_ñ.


"Y robe las llaves del cielo.
Sí, lo confieso avergonzado. Pero fue sólo por un rato..."





Por: Noodle Kattepón Váiz.
Fotografías: Noodle Kattepón Váiz.