sábado, 27 de septiembre de 2014

1984.

A pesar de ser un libro no muy extenso, 1984; publicado allá por mil novecientos cuarenta y nueve y escrito por el londinense George Orwell, es una novela de basto contenido que narra los horrores de una vida controlada. 
1984 nos adentra a un mundo antiutópico ---sí, utilizaré esa palabra. Por alguna razón que no comprendo, la palabra Distopía me disgusta a tal grado que mi estómago se retuerce mucho XD---, en que todo es cambiado a conveniencia de un reducido grupo de personas que han encontrado en el poder, una razón para cometer vejaciones y hacer que las mentes débiles no logren bajar nunca de la palma de la mano que los controla con un montón de falacias que son aceptadas como si fueran la verdad U_U.
En fin, continuaré con mis puntos de vista más adelante :).


El gran hermano.

El orbe de 1984 se encuentra dividido en tres grandes superestados; Estasia, Eurasia y Oceanía. Y, es precisamente en el último donde vive Winston Smith. 
Ese hombre de treinta y nueve años de edad, lleva una cansada vida. Él trabaja en el Ministerio de la verdad ---en total son cuatro ministerios; el del amor, de la paz y el de la abundancia---, la ocupación de Smith es corregir los errores en las viejas y modernas publicaciones que leerán los integrantes de un mundo que vive respetando la absoluta voluntad del Gran hermano, un personaje omnipotente, el único con poder para juzgar, castigar e incluso asesinar.
Muy en el fondo, Winston sabe que la manera en que viven no es la correcta, cree que las personas deberían tener el derecho a pensar y actuar de acuerdo a la lógica de las cosas y siempre procura no ser descubierto o tendría que padecer los castigos por traicionar al sumo protector. 
Cualquier paso mal dado, implica en Oceanía un motivo para sospechar. Cuíde todo lo que hace, porque el Gran Hermano lo está observando, lee todos los días Winston Smith. Tratando de comprender el significado de las "leyes" que mantienen el orden y la paz... leyes que parecen torcidas en lo que significan.


2014.

Se dice que el miedo es la mejor manera que los gremios poderosos tienen para controlar la voluntad de las personas, eso narra el protagonista de la novela y también lo creo, ¿por qué? Bueno, Winston Smith vive en un mundo controlado totalmente, el hecho de comprar papel y lápiz implica en 1984, someterte a un interrogatorio; ¿por qué necesitas eso? ¿Para qué te sirve ---lo que sea que adquieras y no vaya a juego con el modo de existencia que se lleva--- en una vida pacífica? ¿Acaso trama algo en contra de aquel que lo socorre? ¿Qué piensa que logrará haciendo preguntas?... ¿Qué quiere saber? O_O Joder, en verdad espantoso y nada lejos de la realidad. 
A diario se puede leer, ver, escuchar y comentar acerca de situaciones oprimentes por las que pasa gente de todo el mundo. Los que buscan algo de igualdad entre las diversas esferas que componen la sociedad; son vistos como los rebeldes, los buscapleitos. Mientras que la verdadera gente que debería ponerse bajo la lupa por los crímenes, robos y extorsiones que hacen; de ninguna manera pueden señalarse, eso, si usted quiere tener una vida sin complicaciones.
Entonces, ¿qué le da tanto poder a sujetos como el Gran Hermano, a las viejas monarquías, a las dictaduras, a los gobiernos "democráticos"?...
Pienso que la gente, la gente que duerme estando despierta. Gracias a la demanda de cosas que no siempre son necesarias para la vida; nos hemos convertido en datos estadísticos que sirven para darle riqueza y poder a marcas, ideologías, empresas, etcétera. Y para ellos somos la MASA, ya no los integrantes de una sociedad, no... MASA, que horrible perder la humanidad y pasar a formar una cosa que puede moldearse al antojo de unos pocos.
Lo anterior me recuerda lo que una profesora nos dijo en cierta clase que tomé cuando iba a la universidad. Analizábamos el contenido de los programas de televisión, específicamente los de mayor impacto en la conciencia de las personas como: partidos de fútbol, telenovelas, programas de entretenimiento e incluso comerciales. 
La finalidad de los tres primeros es brindar sólo distracción, regocijo. Pero, se supone que aquí debería entrar la conciencia de cada persona, ya que en sí; los creadores de contenidos no tienen la culpa por el fanatismo que los televidentes, lectores y escuchas llegan a tener por aquello que les agrada. Regreso al punto de las personas y su conciencia, sólo ellos son libres para decidir qué ver y cuándo, sin embargo, la manipulación de los medios ha llegado tan lejos que desde pequeños se le siembra a la persona el temor por algo; el físico, el color de la piel, la actitud, la posición en la sociedad y el etcétera continúa.
Todo nos mira y señala. Pueden notar la manera en que cada individuo de la sociedad es clasificado, por ejemplo, en los comerciales; detergentes y electrodomésticos para las mujeres dedicadas al hogar, la ropa ceñida para los delgados, para el gordo el producto milagroso que lo hara perder peso en un "instante". Si uno quiere ser mirado por alguien le conviene adquirir el último modelo de cualquier empresa automovilística... es aquí donde se comprende el significado del círculo vicioso. Vivir en su interior y girar para repetir patrones. 
Lo peor del asunto es que terminamos haciendo caso a eso tan dañino U_U, cuesta trabajo despegarse de ciertas comodidades, alejarse del miedo porque simplemente no se encaja en lo dictado, unirse a la masa.
Mas, ¿sabe qué? Aún existe algo llamado Libre albedrío. Además del Nada sin exceso y todo con medida.
1984 es un reflejo de advertencia, si la humanidad sigue caminando por la peligrosa vertiente del consumismo, el control disfrazado, la perdida de la humanidad. Entonces terminaremos bajo el yugo del Gran Hermano.


{Ficha técnica.

Título: 1984.
Autor: George Orwell.
Editorial: Ediciones leyenda ---el volumen puede conseguirse a nombre de otras editoriales---
Género: Novela política, mundo antiutópico.
Formato: Rústico.
Número de páginas: 224.


 "Libertad es poder expresar libremente que dos y dos son cuatro. Si se consiente esto, el resto vendrá por añadidura."



Por: Noodle Kattepón Váiz.
Imágenes: Noodle Kattepón Váiz.