lunes, 28 de julio de 2014

El libro de la rabia, ¡Graawww!

Hoy hablaré un poco acerca de uno de mis libros súper favoritos. Es una pequeña novela muy entretenida, cómica, audaz. Vaya, una historia; de esas que no olvidas y siempre tienes en mente aunque leas otras buenas redacciones.


Conocí este libro porque estaba en la lista de algunos volúmenes que tenías que leer para concursar y ganar una beca monetaria que patrocinaba una editorial... lo malo fue que no gané T-T Buaaaa.


El ridículo que pasó el señor Alberto Castillo durante el viacrucis de semana santa, fue la gota que derramó la tormentosa relación que tenía con su mujer ---y familia entera--- de pronto se encuentra solo y nostálgico. 
Castillo siente que es un Donadie. Piensa que, de cierta manera, ese era su destino; ser un viejo nada atractivo y fracasado en sus ambiciones. Alberto comienza a sufrir la soledad, el hecho de que ya no tenga a su querida esposa U-U Pero... el sol nace para todos, el sol... ---XD Ja, ja, ja. No me acuerdo dónde escuché esa canción, pero esa frase queda bien para el protagonista del libro :3--- nace para todos. La, la, la, la.
Alberto conoce a personas de gustos "muy interesantes" que también viven en el edificio al que se mudó. Y gracias a la presencia de sus vecinos, el hombre comienza a reencontrar su camino a la vida (por así decirlo) entonces, el reencuentro de Alberto consigo mismo le traerá bonitas consecuencias.

***
Vale, ya saben que nunca hablo de más cuando tengo la idea de que ustedes lean los libros que narro en Nokava. El libro de la rabia es otra novela que les recomiendo mucho. Se divertirán leyéndola y conociendo a todos los personajes y peripecias de su existencia. 
Les aseguro que no se aburrirán. Así que por el momento es todo. Saludos.


{Ficha técnica.

Título: El libro de la rabia.
Autor: Juan Antonio Ramos.
Editorial: Punto de lectura.
Formato: Rústico.
Género: Novela, narrativa.
Número de páginas: 288.

  

"...Y hasta ahí llegaba yo. La única "clavá" que yo aceptaba era la del viacrucis."







                                                            

Por: Noodle Kattepón Váiz.
                                      Fotografías: Noodle Kattepón Váiz.