jueves, 10 de abril de 2014

El planeta salvaje.

Algunos amigos me recomendaron ver una película animada de origen francés, perteneciente al género de la ciencia ficción ---en su trama también incluye algunos toques de fantasía--- titulada La planéte sauvage, en español; El planeta salvaje. Y, su contenido, es un vistazo a los conflictos que surgen en un mundo con una sociedad compuesta por seres que piensan y actúan de maneras distintas, vistazos que, de alguna manera, hemos visto aquí, en el pasado y presente.


Oms on série, es el nombre de la novela literaria que se usó para basar la cinta.




Un lugar.

La historia de El planeta salvaje, se desarrolla en Yman, hogar de los Draags, que son seres gigantes de complexión similar a la estructura humana, pero, con ciertas variantes; piel completamente azul, ojos rojos y una especie de aletas de pez en cada extremo de la cabeza.
Terr, es el humano que narra la historia y el espectador puede conocer la vida de ese "Hombre doméstico" al lado de Tiwa, una niña Draag que lo adopta luego de que su madre pereciera a manos de otros niños azules... O_O ehh, ¿cómo?
Sí, en Yman, los seres humanos son parte de la fauna animal y, por lo tanto, son tratados como mascotas o juguetes que tienen que sufrir toda clase de vejaciones, muy a pesar de que los Draags reconocen la inteligencia de sus diminutas mascotas.



Lo anterior, como breve reseña del contenido de esta gran cinta (trato de no describir mucho para no arruinarles la película), pero, ¿qué más puede encontrarse en ella? Bueno, lo que miré fue una espectacular animación cargada de referencias; tanto históricas como artísticas. De la primera, cuando los Draags aplican la deshombrización, me recordó el tiempo de las grandes concentraciones y exterminios que han vivido ciertas razas de la humanidad. Otro punto es el reflejo del pensamiento acerca del poder entre el más fuerte y el débil, el abuso de aquellos que se jactan de racionalidad para someter al que, de cierta manera, demuestra no ser tan imbécil.
En cuanto al arte, el trabajo pictórico de El planeta salvaje tomó como inspiración la particular forma de artistas surrealistas como Salvador Dalí, Roland Topor (quien participó activamente en la realización de la película) y Giorgio de Chirico ---saliendo un poco del tema, recuerdo que mi abuelita me obsequió una colección de libros de arte de ese pintor, los cuales fueron hurtados de mi casa por algún miserable... ¡rata! U_U. Solo espero que les hayan dado un buen uso y que aún los conserven--- por lo que la pupila estará muy satisfecha con la aparición de cada fotografía de esta genial cinta.
Lo que hizo girar mi cabeza fue la música, pues provoca cierta tensión que, al mismo tiempo produce miedo, tristeza y melancolía. En fin, espero que puedan ver esta pequeña joya de la animación. Ehh, afortunadamente se encuentra disponible en internet. Su idioma es el Francés pero está subtitulada al Español, si les interesa les dejo la dirección para verla aquí. 
Bueno, nos leemos hasta la próxima.




"De acuerdo Tiwa.
No podemos dejar morir a este animal"





Por: Noodle Kattepón Váiz.
Imágenes: Obtenidas en internet. Los derechos pertenecen a sus respectivos autores.