jueves, 28 de noviembre de 2013

50 sombras de Grey: tache huarache.



“Sexo. El sexo vende, nos rodea, inunda las calles y las mentes de las personas” lo anterior fue escrito por los creadores del webcómic Hot Doc ―Jonás Aguilar y Ángela Cuéllar, pueden leerlo aquí, no apto para todas las edades― y, me parece, que estas palabras encajan bien respecto a la novela Cincuenta sombras de Grey, escrita por la británica E. L James y que no es otra cosa más que un pretencioso texto que de alguna manera sabe que por ahí andan un montón de hombres y mujeres que sueñan con realizar las cosas que E. L escribe (es más, este libro no tiene gran diferencia con las telenovelas mexicanas de contenido rosa, cursis y que no están buenas si alguien no está retozando sobre la cama), en fin.

Antes de leer este libro ―gracias a un amigo que solicitó mi ayuda para escribir este breve comentario acerca del libro y que será parte del contenido de su programa de radio. Si no, créanme, jamás lo hubiera leído ¬_¬anduve leyendo comentarios que lo único que hacían era tirar miel sobre la creación de esta escritora, incluso me recomendaron que viera la entrevista que una periodista mexicana hizo a James… bueno, que se puede esperar de alguien que adula la idiotez de cierto presidente ―el actual― en México. Ya que esa persona expresó que Cincuenta sombras de Grey era un boom literario que estaba llevando a las mujeres a interesarse por su sexualidad y a descubrirse a sí mismas ¬_¬ (¡Por dios! O_O Qué pasa con estas personas, es como decirles que cualquier película, novela o cómic porno sirve para eso. ¡Es más, es más! mientras escuchaba la entrevista, el fondo musical era una recurrente canción de los videos pornográficos, hasta en eso no tienen creatividad). Bueno, las “malas” lenguas que me recomendaban leer esto prometían que era una excelsa obra que valía mucho la pena tener en los estantes de mi biblioteca personal… pero, como expresaría el gato Salem de la serie Sabrina la bruja adolescente: fui engañada y embaucada, es más, fui embaucada antes de poder ser engañada. ¡Oh, sí!



Y… ¿de qué van las sombras?


Desde el principio nos dicen que van a narrarnos la historia de Anastasia Steele, quien es una estudiante de veintiún años que lleva una ordinaria y aburrida existencia, eso, hasta que tiene la oportunidad de entrevistar a Christian Grey ―ya que su amiga, quien iba a ser la entrevistadora se enferma de gripe. Qué conveniente―, ese Grey es un exitoso y joven empresario. Por alguna razón que no está bien expresada en el libro, el tipo se “enamora” de Steele, por supuesto, a su manera. Y ella como no tiene nada interesante para escribir en sus memorias cae sin remedio ante las seductoras ideas íntimas de ese controlador. Y pues ya… eso es todo. O_O

¡Naaaaa! XD, pues sí, hay escenas de sexo, pero eso de explícito se queda a un lado, se vuelve odiosamente aburrido conforme avanza la historia, todo en cincuenta sombras de Grey es horrible; desde esa idea imbécil que quiere hacer creer a las mujeres que su despertar sexual sólo vale la pena mientras exista un macho que te haga firmar documentos ―¡¿Qué?! Sí, la novela viene con una detallada lista de reglas que la sumisa y el dominante deben seguir… O_O ¿En serio no les ofende esto a las mujeres? ¿Estar leyendo una lista estúpida de órdenes que prohíben vestirse como ellas quieran, comer lo que les agrada, decir lo que opinan? ¿En verdad quieren convertirse en las muñecas con relleno de un “masoquista” hipócrita? O, lo que es peor ¿Creen que sí encontrarán a un ricachón guapo que se interese en ellas? ¡Ya, despierten! Esto me recuerda un documental que vi hace tiempo, en que una oleada de mujeres estaban (mejor dicho, están) sometiéndose por completo a la voluntad del hombre, ya ni siquiera se esfuerzan en pensar, ellos hacen todo por ellas, bueno, los quehaceres no. ¬_¬ ellas tienen que someterse al hombre si quieren vestir bien, si quieren ser felices, si quieren tener sexo. ¡WTF! Por cierto, ese documental se basa en las experiencias que han vivido las mujeres que leyeron un libro que se titula La esposa entregada... ¿Qué piensan las autoras de libros así, que aconsejan cosas tan idiotas? Que les dicen a las mujeres que sedan el completo control a los hombres. Qué, ¿no se tienen estima? ¡Diablos!― lo que sí es de sorprender es el éxito que tienen libros como éste. Qué asco.

Y pensar que los lectores se vuelven locos con la historia de Grey. Súper asco.

Para mí, todo el libro es asquerosamente feo, las quinientas veintiséis páginas se pasan repitiendo todo; la sumisión, que la protagonista es una imbécil, encontraremos las mismas frases incontables veces sobre todo éstas: ¡santa mierda!, Mierda, no te muerdas los labios, mi diosa interna, quiero darte por atrás… ya se imaginarán. Y luego las interminables hojas donde los personajes intercambian correos electrónicos, contando nada…. Cero recomendable, no le daría este libro ni a mi peor enemigo.

Creo que la obra de James se une a las costumbres de que nunca debes estar satisfecho ―exteriormente― sino que tienes que someterte a algo. Que el cuerpo es lo único valioso que una mujer puede ofrecer, y cuanta más babosada se expresa en cincuenta sobras de Grey.

Pienso que ninguna mujer que se tenga respeto a sí misma leerá, pero, sobre todo, creerá lo que dice este libro feo. Y, si esperan lo contrario (eso de que un hombre guapo y rico se enamorará de las damitas) entonces, deben estar muy mal de la cabeza.

***Me reservo el derecho a colocar portada o cualquier otro dato de esta "novela"***
En lugar de eso un episodio de Sabrina y Salem el gato XD.

  


Por: Noodle Kattepón Váiz.
Imágen: Obtenida en internet ---los derechos pertenecen a sus respectivos autores---.