miércoles, 27 de noviembre de 2013

Persépolis: ojo de tigre.

Hoy hablaré un poco acerca de una película que está basada en un suceso verídico, triste porque hasta la fecha las personas de ese lugar continúan reforzando oprimentes tradiciones que afectan principalmente a mujeres y niñas. 
La cinta es el contenido de las memorias de la artista (dibujante de cómics) Marjane Satrapi, una persona que fue testigo y que logró ---desde mi punto de vista--- ser una sobreviviente de los tiempos violentos.



Cuando todo empezó...

Persépolis es una película del año 2007, fue dirigida por Vincent Paronnaut y se basa en la novela gráfica ---que lleva el mismo nombre de la cinta--- escrita y dibujada por la artista francesa-iraní Marjane Satrapi. Cabe mencionar, que el cómic es autobiográfico.
La historia se adentra en las épocas en que el nuevo gobierno impone las ideas de origen religioso al pueblo del que es originaria Satrapi, vemos el tiempo en que las mujeres son obligadas a cubrir su cuerpo, como es de esperarse, las ideas del régimen son brutales para todo aquel que piensa diferente, comienza a prohibirse lo que se considere malo para los ideales de las personas, como: música del extranjero, ideas que planteen la individualidad, ideas de carga revolucionaria, etcétera.
Cuando todo eso ocurre, las personas terminan por acostumbrarse a esos mandatos y deciden honrar aquello por su bienestar, aunque no siempre se garantiza aquello.


Debo escribir que las partes de la película que me gustan más son aquellas en las que el personaje descubre la música de afuera, expresa que aquello, además de los ideales de su familia ---contrarios a los del régimen--- ayudaron a que su visión del mundo cambiara.
Es increíble, como algunas cosas, que tal vez parezcan insignificantes para alguien que no vive en una situación similar a la forma de esos lugares, puedan hacer que una persona se sienta a salvo, esa persona puede, incluso, tener un poco de esperanza y pensar en tiempos mejores. Una sola canción, un libro que se considere prohibido, hablar con un dios que piensa distinto al impuesto, un lugar en que ya no debes seguir las costumbres que se arraigan por la fuerza... descubrir el mundo; sus crueldades y bondades, mirar al suelo y después, darse cuenta que el sol brilla, aunque lejos, con lágrimas en los ojos cuando te despides de los seres que se quedan a vivir en el lugar que ahoga poco a poco.
Eso es lo que Persépolis nos comparte, la historia de una vida que piensa, al igual que otros, que muchas cosas feas del mundo deben cambiar.


 





Por: Noodle Kattepón Váiz.
Autoretrato de Marjane Satrapi: Obtenido en Deviantart a nombre de Okani.
Fotografía: Noodle Kattepón Váiz.