domingo, 29 de septiembre de 2013

Como agua para chocolate: desde la cocina.

Primero vi la película, aunque no muy bien debido a las escenas que mi madre consideraba impropias para una niña de mi edad ---tenía como siete años y ella ordenaba que cubriera mis ojos, intentaba espiar pero me arrepentía porque no quería recibir algún coscorrón--- luego llegó el turno de leer el libro (que fue prestado y cuando ya estaba más grandecita, después me obsequiaron el volumen). Tengo que decir que esta lectura ---bueno y otro libro perteneciente al mismo género--- hizo que me agradara mucho el mundo literario del realismo mágico, ¿y qué es eso? "El realismo mágico es una corriente literaria de mediados del siglo XX que se caracteriza por la narración de hechos insólitos, fantásticos e irracionales en un contexto realista.
El término fue acuñado en 1925 por el crítico de arte e historiador alemán Franz Roh en en su libro Nach Expressionismus: Magischer Realismus: Probleme der neusten europäischen Malerei (Postexpresionismo: los problemas de la nueva pintura europea) para describir un movimiento pictórico que incorpora aspectos mágicos a la realidad (para mayoy información lea aquí)"
Entre algunos de mis conocidos hay quienes considera este trabajo como algo exagerado, sin afán de ofender, no saben lo que hablan.



Quisiera aprovechar esta oportunidad para decirle...


Como agua para chocolate es una novela escrita por la mexicana Laura esquivel y nos cuenta el amor que existe entre Pedro y Tita; la segunda es una prodigiosa de la cocina mexicana ---esto se debe a que desde pequeña ella vivió entre los olores, guisos y secretos de la cocina que fue enseñándole su nana doña Nacha, ya que su madre quedó imposibilitada para darle pecho luego de que recibiera la impresión por la muerte de su marido. El padre de Tita falleció debido a un paro cardiaco por recibir la noticia de que una de sus hijas no era de su sangre---. 
Sucede que Tita está condenada a respetar una antigua costumbre y esa es que la más joven de las mujeres en su familia deba cuidar a su madre hasta el día en que muera.
Así que no tiene derecho a casarse, ni tener hijos.
Sin embargo, Tita y Pedro, aunque por un corto periodo, disfrutan de su amor y compañía hasta que...



Bueno, esta no es una historia de amor tan clásica, pues la novela es amenizada por las recetas que vamos leyendo en cada episodio y que le dan un toque único a todo el desarrollo de la novela. Cada uno de los personajes tiene su encanto propio, lo que hace que la narración no sea para nada aburrida. Creo que como agua para chocolate es uno de los libros que más me ha gustado leer. Por el momento es todo, saludos.



"Lástima que en aquella época aún no se habían descubierto los hoyos negros en el espacio, porque entonces hubiera sido muy fácil comprender que sentía un hoyo negro en medio del pecho por donde se le colaba un frío infinito"








Por: Noodle Kattepón Váiz.
Fotografías: Noodle Kattepón Váiz.