jueves, 28 de marzo de 2013

Chiste.

Bueno, son vacaciones de semana santa y yo encontré esta imagen, je je je, si mi mamá la viera estoy segura que me chanclearía por no respetar XD... pero bueno, creo que no es nada malo, je, je, je, saludos :D.





Por: Noodle Kattepón Váiz.
Imagen: Volada de la página de una amiga.

sábado, 16 de marzo de 2013

Los fanfilm de los grandes.

Hace poco leí en una revista que se pretenden adaptar en cintas los videojuegos (por cierto, dos de mis favoritos:3) Metal gear solid y Assassin´s creed, para el trabajo de dirección los nombres que suenan son el de Christopher Nolan ---participando en Metal--- y la segunda estaría a cargo de Avi Arad (Iron man). Se mencionaba que sin importar los derechos que se otorguen para grabar las películas, se pondrá cuidado en respetar la historia original de los videojuegos. Después de todo ¡Eso es lo más importante!, pues creo que a ningún fan le gusta ver destrozada aquella historia que ocupa algún tiempo de su vida, porque son historias que los atrapan por lo emocionante de su trama, por los personajes que actúan para platicar algo
Yo, sinceramente espero que los trabajos que se tienen contemplados sean algo que valga la pena ver.



Un monstruo llamado ¡¡¡Destrozo!!! O_O

Lo anterior me llevó a pensar en los grandes destrozos ---bueno, algunos tal vez no esten mal, lo explicaré más adelante ñ_ñ--- que la industria del cine ha hecho con algunas historias, ya sea adaptando libros, videojuegos y algunos animes. Por ejemplo las películas que existen de Dragon Ball... dios O_O, las tres versiones que existen están para llorar T_T, en dos de ellas aparecen algunos personajes que tratan de emular a los plasmados en papel y cinta, pero... nada que supere a las versiones dichas anteriormente, ¿a poco esas películas no tienen pinta de ser unos fanfilm? (Según wiki, se define como fan film o fanfilm a la producción audiovisual creada por aficionados de un determinado personaje o historia) considero a las personas que hacen ese tipo de trabajos ---sin respetar la originalidad y desviándo la trama--- creadores de fanfilm de hueso colorado, pues realizan con mucho empeño películas que dejan a las personas que conocen la historia original con cara de: 


 Otro ejemplo de fanfilm de más de doscientos millones de dinero es el súper exprimido trabajo que han hecho con la saga del videojuego Resident Evil, las películas han utilizado retazos de la historia para convertirla en una especie de Frankenstein de zombis, donde el personaje que destaca es un experimento que a todos los fans de resident siempre hace pensar: ¡quién rayos es Alice! Lo más idiota es que convierten a los personajes originales en bufones estúpidos de la colada, sus principales características sirven para mantener con vida a Alice y lo peor de todo es que continúan filmando esta bobada ¬__¬



Cuando leí Yo, robot, del escritor Isaac Asimov, me quedé con el ojo cuadrado y un dolor de cabeza que valió mucho la pena, luego llegó el turno de ver la película y entonces... O_O entonces... O_O No, no se espanten :D, la verdad es que la historia no está mal, tiene su atractivo, es además de un fanfilm, un ¡Fanfic! Pues aparte de hurtar algunos de los personajes (que sólo tienen el nombre en común) decidieron crear una historia paralela, no sé por qué dijeron que la película estaba basada en la obra de Asimov, creo que únicamente usaron el nombre del libro ¿Por qué hicieron eso? Sólo ellos lo saben, lo que tendría que preguntar es ¿Por qué deciden transformar un personaje, por ejemplo, la doctora Calvin que en el libro es descrita como una robotpsicóloga de actitud fría e indiferente ---me pareció incluso que era ella la que odiaba los comentarios de que un robot es superior al humano--- y en la película darle aires de tonta e ingenua? Creo que los personajes son la esencia de una historia independientemente de la atmósfera que los rodea y embrutecerlos no los lleva a nada original. 
Lo mismo sucedió con Gatúbela, cinta que muchos aborrecieron porque decidieron volverla una secretaria que nada tenía que ver con la astuta Selina Kyle.



Y bueno, los de arriba son algunos ejemplos de los destrozos que han realizado los "genios" que deciden adaptar las creaciones de otros, sólo espero que no ocurra lo mismo con metal y assassin. Saludos.




Por: Noodle Kattepón Váiz.
Imágenes: Obtenidas de fuentes diversas.

sábado, 9 de marzo de 2013

Luis Barragán: las visiones de un creador.

En su libro Todo México, Elena Poniatowska nos regala la perspectiva escrita de un hombre que pasó la vida inspirándose en los recuerdos de su niñez, clavado entre las paredes de un pueblo místico que lo acompañó toda su vida y que escapó a la realidad para transformar valles ---que para una persona normal significarían la perdida de la inspiración--- que parecían imposibles de modificar.
 Luis Barragán Morfín (9 de marzo del año 1902, en la ciudad de Guadalajara, Jalisco. Hijo de Juan José Barragán y Ángela Morfín), es descrito en este texto de forma poética, tanto que uno se puede imaginar la pasión que este arquitecto mexicano sintió por las creaciones elaboradas con piedra blanca y vivos colores.
Elena nos invita a un viaje montado sobre letras, casas y jardines que fueron inspirados de las fotografías de la memoria que el arquitecto vio de mundos salidos de cuadros surrealistas del pintor Giorgio de Chirico, Luis Barragán evoca con una efímera constancia los lugares y adornos que prevalecen en su obra arquitectónica. Encontramos en la lectura una descripción elaborada de fuentes, agua, bebederos para caballos (porque Barragán platicó que no sólo creaba hogares para los hombres, también para los cuadrúpedos que buscaban refugio del mundo) trabajaba en ambientes hostiles de piedra negra volcánica que transformaba en terrenos para la relajación y contemplación de las maravillas que pueden apreciarse una vez en la vida. Aquello fue un reto que consiguió, más tarde, el reconocimiento mundial para Barragán, 
La obra del arquitecto más fotografiada y tomada como ejemplo de inspiración para los estudiantes que pretenden levantar construcciones al cielo es: EL PEDREGAL.
Luego escaparon otros sueños del arquitecto y se transformaron en: La cuadra de San Cristóbal ---una residencia edificada para el señor Folke Egerstrom en el fraccionamiento los clubes--- La capilla de Tlalpan y Las torres de Ciudad Satélite. 
La escritora expresa que el último diseño mencionado no contaba con el bastante aprecio del arquitecto aunque fuera una obra suya, ya que sentía que las torres carecían de toda belleza y composición que generalmente plasmaba en su trabajo.
Para este genio de la arquitectura; el hogar perfecto y armonioso es aquel que carece de marcos que invitan a pasar los ruidos de la cotidianidad, el avance de la vida del hombre moderno y lastímera luz que puede convertirse en potente enemiga de la tranquilidad. Las ventanas en una casa representaban para Luis Barragán la esterilidad creativa de un arquitecto y le parecía un insulto a su persona. Para él, el vidrio utilizado en la construcción de edificios y casas resultaba un peligro constante que, resta además, de la belleza que puede tener un hogar verdadero.
Barragán encontraba todavía algo peor que la transformación de la arena en material que acarrea la tristeza; el concreto frío y que imprime aún más desconsuelo que los ventanales, para este creativo de las paredes, cada elemento básico en la construcción de una casa debía significar el refugio del alma encarnada en un cuerpo.
El trabajo de este gran hombre tenía impreso la humildad. De esa forma los materiales más sencillos como el tabique aplanado y pintado, la loseta de barro, los pisos de tablón de pino y los pavimentos de piedra de rio o laja de canto que en cierto momento eran utilizado para realizar una modesta casa de pueblo, le sirvían a él como base para crear armonía entre lo tradicional y moderno de la urbanidad.
Poniatowska nos describe a Luis barragán como el hombre que defiende el aislamiento en que vive “Hay edad para todo; uno para bailar, otro para recibir, otra para encerrarse y meditar; hasta llegar a la edad de morir y todas esas edades hay que vivirlas, sin confundirlas” 

Luis Barragán Morfín falleció el 22 de noviembre de 1988 en la Ciudad de México. 
En el vestíbulo principal del recinto del instituto nacional de bellas artes y envuelto con la bandera nacional; descansó por dos horas el féretro con sus restos. 
Ocupó el mismo sitio que tuvieron al morir Diego Rivera, Frida Kahlo, David Alfaro Siqueiros y muchos otros creadores reconocidos, sin embargo, las huellas de este grandioso arquitecto todavía pueden ser admirados hoy en día. 





Por: Noodle Kattepón Váiz.
Fotografía: Internet, doodle de Google.