sábado, 5 de enero de 2013

Reyes.

Como escribí en una pasada entrada, trabajé un tiempo dando clases en una escuela rural, recuerdo que el día de reyes llegaron algunos alumnos muy contentos al salón de clases y me enseñaron lo que les habían traído; a una niña le regalaron una bufanda verde que tenía pegado en uno de sus lados un pato al que le oprimías la pancita y entonces podía escucharse una canción (no recuerdo lo que decía) y a los niños unos sencillos carritos de plástico y guantes pachoncitos, estaban contentos con los obsequios. Luego llegó el resto de niños, su cara únicamente reflejaba tristeza y mucha indignación, creo que nunca olvidaré las palabras que me dijeron U_U
---Los reyes magos son bien malos. Muy malos.
---¿Por qué dices eso? ---pregunté estúpidamente ¬__¬
---Porque nunca nos traen nada ---respondió el niño sin dejar de ver a los que jugaban con sus regalos. Sus hermanos se mantenían silenciosos.
Recuerdo que me enojé con los otros chamacos y les ordené que guardaran sus méndigos juguetes.
Me sentí mal durante todo el día, recordaba mis tiempos de infancia, nunca me faltó un juguete nuevo en día de reyes, era (y continúo) siendo muy afortunada, porque a pesar de no tener la gran millonada, reí y esperaba con ansia el amanecer para ver los regalos ---creí esta charada hasta que descubrí a los "reyes" se parecían a una de mis tías... y a mi mamá... trauma, trauma XD--- al día siguiente regresé a la escuela con algunos juguetitos para los niños, todavía traté de engañarlos diciéndoles que los reyes magos se habían perdido, pero, aunque tarde, llegaron a mi casa para encargar los regalos pendientes. Por supuesto, mis alumnos no me creyeron nada :3 me alegré porque ellos estaban felices.
Y ¿Qué pienso de estas tradiciones? Pues que son chidas cuando hay recursos y es lamentable que las cosas sean así, que las tradiciones se conviertan en eventos lucrativos, razón por la que muchos tienen que amarrarse las tripas y ahorrar un poco para comprar algo, no importa que sea sencillo con tal de ver una sonrisa en las pequeñas personas.
Creo, también, en la crueldad de este día por todos aquellos que suspiran al cielo esperando que un milagro ocurra, por aquellos que se quedan esperando a las personas de coronas en la cabeza y sus regalos T_T.
Tal vez me escuche cursi, pero amo a la gente que se toca el corazón para llevar juguetes o algo a niños de escasos recursos y recibir por recompensa una sincera risa. Así que si tienen la posibilidad de hacer algo, no lo duden ni un poco. Es padre cuando tomas el lugar de los imaginarios reyes para ayudar :D.
En fin, espero que se encuentren bien y puedan compartir un pedazo de rosca ¡¡¡Wiiiiii XD!!! Y si les sale el muñequito, ¡no traten de esconderlo! Porque también voy a querer atole y tamales :9.
Saludos.








Por: Noodle Kattepón Váiz.
Imágenes: Obtenidas de fuentes diversas.